Blog Mujeres Menu

Permalink:

MUJERES Y HOMBRES Y LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

Hay consenso en el mundo académico que una de las mayores autoridades mundiales en el estudio de la INTELIGENCIA EMOCIONAL es Daniel Goleman. No solo por los libros que ha escrito, sino por la importancia de las investigaciones que ha dirigido.

La INTELIGENCIA EMOCIONAL, se refiere a la capacidad de expresar nuestros propios sentimientos de modo mas adecuado y eficaz, lo que posibilita la colaboración en la consecución de un objetivo común.

Daniel Goleman plantea que en los resultados de las investigaciones, las mujeres no son emocionalmente más inteligentes que los hombres ni viceversa porque, en este sentido, cada persona posee su propio perfil de fortalezas y debilidades. Y señala: Algunos de nosotros, por ejemplo, podemos ser muy empíricos pero carecer de la habilidad necesaria para controlar nuestra propia ansiedad mientras que otros, por su parte, pueden ser conscientes de los más mínimos cambios de su estado de ánimo sin dejar por ello, no obstante, de ser socialmente incompetentes¨.

Goleman, señala que es cierto que, en tanto colectivos diferenciados, las mujeres y los hombres tienden a compartir un perfil específico de género que configura un conjunto singular de fortalezas y debilidades en el campo de la inteligencia emocional. Un estudio sobre miles de hombres y mujeres puso de relieve, que por termino medio, las mujeres suelen ser mas conscientes de sus emociones, mostrar mayor empatía y ser interpersonalmente mas diestras que los hombres.
Los hombres, por su parte suelen mostrar un mayor optimismo y confianza en si mismos, una mayor capacidad de adaptación y también más habilidades para hacer frente al estrés.

Sin embargo, en términos generales hay que hablar mas de similitudes que de diferencias.

Finalmente, hay que tener en cuenta que el grado de desarrollo de la inteligencia emocional no está determinado genéticamente y tampoco se desarrolla exclusivamente en la infancia.

No hay que olvidar que MADUREZ es la palabra con la que tradicionalmente nos hemos referido a la INTELIGENCIA EMOCIONAL.

JOSE FERNANDEZ VERGARA